Usabilidad web: Taxonomías y Navegación en WordPress

Introducción

El diseño de la navegación de un sitio, esencial para el éxito del mismo, comprende numerosos componentes, pero los podemos agrupar en dos conjuntos: la navegación estructural y la navegación semántica.

La navegación estructural sirve para representar los contenidos principales del sitio y facilitar su recorrido, mientras que la semántica permite establecer las interrelaciones basadas en la similitud entre las diferentes entradas del sitio.

Estructura del sitio web
Navegación estructural (vertical) y navegación semántica (horizontal)

La cuestión es que, para todos estos tipos de navegación, las taxonomías son de una importancia vital, no solo para mejorar la navegación y la experiencia de usuario, sino para optimizar el SEO y otros aspectos igualmente importantes en los sitios intensivos en contenidos, y muy especialmente, en los sitios web de medios de comunicación (cibermedios).

Las taxonomías en WordPress

En términos generales, una taxonomía es una clasificación. Suelen estar basadas en relaciones jerárquicas de clase y subclase.

El origen del término procede de las clasificaciones propias de la biología, donde un taxón es una de las clases en las que se subdividen los seres vivos.

Las taxonomías como formas de unión de entradas similares

En el caso concreto de WordPress, una taxonomía es una forma de unir las entradas que comparten alguna característica mediante el uso de términos. Dicho de otro modo, en WordPress una taxonomía es una lista de términos en la que cada uno de ellos está asociado a un conjunto de entradas.

Un ejemplo sencillo:

  • Término 1 > Entrada 1, Entrada 3, Entrada 4
  • Término 2 > Entrada 3, Entrada 4, Entrada 5
  • Término 3 > Entrada 2, Entrada 3, Entrada 5

 

El ejemplo anterior muestra esta idea con una taxonomía de tres términos en un sitio con cinco entradas. Vemos que el Término 1 (p.e. Accesibilidad web) une las entradas 1, 3 y 4; mientras que el Término 2 (p.e. Usabilidad) une la 3, 4 y 5, etc.

Pero estos términos hay que engobarlos en taxonomías. Las dos taxonomías que encontramos en una instalación estándar de WordPress son las siguientes:

  • Categorías
  • Etiquetas

Las taxonomías en WordPress pueden (o no) ser jerárquicas y esto todo lo más que se puede decir de su complejidad. Pero, hay que señalar que aquello que las hace valiosas, no es su complejidad, sino los múltiples usos que el sistema permite darle.

Las taxonomías como páginas web

Además, para WordPress, cada categoría y cada etiqueta es una página web. Esto significa, literalmente, que si tenemos 10 categorías del estilo: Accesibilidad web, Usabilidad, Diversidad Funcional, etc., y el sitio tiene el dominio, por ejemplo, accesibilidadyusabilidad.com, entonces tenemos 10 páginas como éstas que WordPress ha creado automáticamente:

  • accesibilidadyusabilidad.com/accesibilidadweb/
  • accesibilidadyusabilidad.com/usabilidad/
  • etc

Exactamente lo mismo nos sucede con las etiquetas. Por esa razón, cuando editamos una categoría o una etiqueta, estamos editando a la vez la página que contendrá todas las entradas o noticias categorizadas con esa categoría o etiqueta.

Por último, es importante señalar que WordPress incluye la posibilidad de desarrollar taxonomías personalizadas. En lo que sigue consideraremos únicamente el uso de las taxonomías tal como las provee WordPress en una instalación estándar.

Categorías

Las categorías pueden tener subcategorías, de modo que éstas permiten una organización (razonablemente) jerárquica de los temas de un sitio intensivo en contenidos.

En cambio, es importante notar que una subcategoría no puede formar parte de más de una categoría superior. Las polijerarquías, por tanto, no están permitidas.

La cuestión es que las categorías pueden utilizarse, si seguimos en el caso de un medio de comunicación, para representar las principales secciones temáticas del mismo (en un magazine de Cine y Televisión como Fotogramas, por ejemplo, serían Cartelera, Estrenos, Críticas, etc.)

Las categorías no deberían multiplicarse de forma descontrolada. Un número entre 5 y 10 de tales categorías y, si se considera necesario, un número de entre 2 y 5 subcategorías para cada una, podría formar una estructura bastante manejable y al mismo tiempo suficiente para acoger hasta 50 ítems temáticos distintos, cantidad más que suficiente.

A partir de aquí, el uso lógico de la taxonomía nos indica que cada entrada o cada noticia debe quedar asignada al menos a una categoría e, idealmente, solo a una categoría. Esto permitiría una estructura muy clara y enormemente fácil de manejar.

Pero otras consideraciones, en particular, tanto el SEO (queremos que la entrada sea muy visible) como la Experiencia de Usuario (queremos multiplicar los puntos de acceso), nos empujan en cambio en la dirección contraria: asignar tantas como sea posible.

Pero esto, a su vez, nos llevaría a una taxonomía que se volvería inútil a la larga, porque casi todas las entradas estaría asignada a casi todas las categorías. Así que la taxonomía no serviría para crear conjuntos (razonablemente) disjuntos, sino que, por el contrario, habría un solapamiento total.

Por lo tanto, el equilibrio entre la lógica intrínseca de las taxonomías y las exigencias del SEO nos lleva a proponer la norma de uso de este modo para el caso de un cibermedio que tuviera, por ejemplo, un total de 10 categorías principales:

Cada entrada o cada noticia debe quedar asignada al menos a una categoría y, en casos justificados, a una o dos categorías adicionales.

Esta asignación de categorías a las entradas o las noticias en WordPress constituye el primer paso obligado para lo que hemos llamado la polifuncionalidad de las taxonomías.

De hecho, es gracias a este primer paso que se puede considerar que las taxonomías son, en realidad, el corazón de un sitio bien diseñado con WordPress.

Etiquetas

Las etiquetas no son jerárquicas. Por tanto, no pueden tener subetiquetas. En cambio, pueden usarse mucho más liberalmente, ya que corresponden a la idea de las palabras clave con las que representar de modo sintético los temas de cada entrada o noticia individual.

La norma de uso de las etiquetas, interpretadas como palabras clave que describen de forma sintética todos y cada uno de los temas y entidades (personas, lugares, empresas, etc.) mencionados en una noticia se puede expresar así:

Cada entrada o cada noticia puede quedar representada por un mínimo de 2 y un máximo de 20 etiquetas

Las cifras anteriores marcan extremos. En el caso de las noticias, cualquier número más cerca de la franja entre las 4 y las 8 etiquetas, seguramente será una pauta más reconocible.

Cabe destacar que en el caso de las etiquetas los nombres propios (entidades), ya sea de personas, lugares, empresas, organismos, etc. se pueden considerar ejemplos válidos de etiquetas.

Como es fácil que el número de etiquetas (a diferencia de las categorías) se multiplique, es conveniente llevar algún tipo de control terminológico. En todo caso, conviene revisar regularmente el apartado de las etiquetas.De lo contrario, acabaremos usando diversas palabras para etiquetar los mismos conceptos, con lo que cual perderemos las ventajas de usar una taxonomía.

 El rol polifuncional de las taxonomías

Hemos hecho referencia anteriormente al hecho de que las taxonomías son en realidad el corazón de un sitio intensivo en contenidos bien diseñado.

Una de las mejores funciones, tanto de las categorías como de las etiquetas en el caso de WordPress (suponemos que otros CMS también permiten usos similares) es la de generar páginas bajos las cuales se reúnen las noticias asignadas a las mismas categorías (o etiquetas) y en las cuales, el nombre de la categoría forma parte de la URL.

Es decir, óbservese el múltiple papel de las taxonomías:

  • Caracterizar las entradas individuales, a modo de palabras clave destacadas para señalar de forma sintética sus contenidos principales.
  • Agrupar las mismas entradas o noticias bajo una misma etiqueta o categoría, lo que corresponde a una página que contiene un listado de las entradas asignadas a cada categoría.
  • Fundamentar la navegación semántica, ya que las etiquetas y categorías en una entrada son enlaces a la página que contiene la lista de todas las entradas asociadas a la misma.
  • Fundamentar el diseño de la navegación estructural, puesto que pueden aparecer en cualquier de los diferentes tipos de menús (principal, secundario, complementario, etc.) de esta clase de navegación.

 

Una vez más, la relativa sencillez de las taxonomías de WordPress no debe confundirnos. En un medio de comunicación o en general en un sitio intensivo en contenidos lo más lógico sería aplicar alguna clase de control terminológico, tanto de categorías como de etiquetas, pero sobre todo de estas últimas, a fin de usar siempre los mismos términos para representar los mismos conceptos.

Este control puede consistir en mantener una lista de los términos utilizados como etiquetas. En esta lista se debería poder distinguir entre términos sinónimos y términos preferentes; siendo éstos últimos los que se debería utilizar (en lugar de los demás sinónimos que deben quedar descartados).

En resumen:

  • Las categorías deberían reflejar las secciones principales (esto es la clase de contenidos principales) del sitio, y con más motivo si es un medio de comunicación. Deben ser pocas, por este mismo motivo, y mantenerse alrededor de la decena (siguiendo la norma del 7 más menos 2). Cada categoría puede tener subcategorías, en cuyo caso tampoco deberían ser muy numerosas (entre 2 y 5 por decir algo).
  • Las etiquetas deben reflejar el contenido concreto de cada entrada, por tanto, no hay un número óptimo máximo. Un sitio de comunicación puede necesitar centenares de etiquetas distintas. Por este motivo, necesitan a la vez mayor supervisión (control terminológico) para evitar que los mismos conceptos se representen con etiquetas distintas.

En este punto, es el momento de pasar a considerar la navegación estructural y sus diversos componentes.

Navegación estructural

Esta navegación tiene una triple misión: por un lado debe representar lo mejor posible la variedad de temas y subtemas que contiene un sitio web. En segundo lugar, es la navegación responsable de dar la máxima coherencia a todo el sitio.

Finalmente, debe asegurar un desplazamiento fácil por toda su estructura. Los tipos de menús componentes de la navegación estructural son, al menos (que nosotros sepamos, no hay una lista cerrada) los siguientes:

  • Principal
  • Secundario(s)
  • Al pie
  • Complementario(s)

Menú principal

El menú principal forma la parte principal de la llamada navegación constante, porque es la parte de la navegación que no cambia (con unas pocas excepciones) a lo largo de todo el sitio.

De manera óptima contiene un número limitado de componentes, siendo habitual referirse a este número con la expresión “7 más menos 2”, lo que implica que el menú principal puede tener entre 5 y 9 componentes.

En la mayor parte de los sitios, el menú principal estará ubicado en la parte superior de la página web. También en la parte superior si estamos pensando en el escritorio, o disponible para ser desplegado en el famoso “hamburguer menu”, si pensamos en la web móvil.

En el caso de un CMS como WordPress, aunque se pueden utilizar páginas en el mismo, la mejor opción consiste en utilizar las categorías de la taxonomía para construir este menú. En concreto, consiste en utilizar, típicamente, alrededor de 10 Categorías, que en un cibermedio se supone que deben coincidir con las principales secciones temáticas del mismo.

Eventualmente. en el menú principal podemos añadir una o dos páginas corporativas, por ejemplo, la página de contacto o la página de créditos, aunque estas últimas, en muchos cibermedios, se suelen incorporar en el menú al pie.

Menús secundarios

El término de menú secundario es polivalente e incluye, al menos estas posibilidades:

  • Menú local, es decir una parte de la navegación que es exclusiva de cada sección, por lo tanto,solamente se despliega en la sección determinada. Por ejemplo, una vez en la sección de Cultura de un medio de comunicación, se despliegan las opciones Cine, Literatura, Arte, etc.
  • Subelementos de un elemento principal de menú, situación generalmente identificada como una flecha o una convención similar. Para seguir con el mismo ejemplo, haciendo clic en el elemento Cultura del menú principal se desplegarían las opciones Cine, Literatura, Arte, etc.
  • Una línea secundaria de menú, como parte del menú constante (principal + secundario). La función aquí es añadir más opciones siempre disponibles, pero sin cargar el menú principal.

Las subcategorías pueden formar parte de cualquier nivel de menú: pueden estar en el menú principal o en cualquiera de las opciones que hemos señalado del menú secundario, así como en las que veremos despues en los menús complementarios.

Por último, en el caso de WordPress la idea de menús secundario puede corresponder al menú dedicado a las redes sociales. En algunos temas de WordPress entonces este menú queda visualmente asociado a cualquiera de los otros: el principal o el que situamos al pie, etc.

Menú al pie

Suele dedicarse a replicar toda o parte de la navegación principal, pero sobre todo suele utilizarse para añadir enlaces para acceder a información corporativa y legal.

Los temas de WordPress pueden permitir muchas opciones en este aspecto: añadir cualquir clase de enlaces relacionados, plugins, como el de búsqueda, acceso a las redes sociales del medio, un buscador, etc.

Menús complementarios

Solamente la imaginación (atemperada por un sentido elemental de la prudencia) limita las posibilidades de los menús complementarios. La razón es que los pluguins y los widgets que acompañan a los temas de WordPress proporcionan bastantes opciones donde elegir.

La idea esencial es que, proponer a los usuarios diversas formas de hacer lo mismo, o en el caso, de los sitios web, diversas formas de llegar al mismo contenido, siempre ha sido un consejo en el ámbito de la Usabilidad. Es por tanto, una buena práctica en el diseño de la navegación web.

Trasladar lo anterior al caso de un medio de comunicación (aka cibermedio) significa que podemos añadir formas de navegación como las siguientes:

  • Menús laterales (o al pie) basados en:
    • Categorías
    • Etiquetas
    • Páginas
    • Noticias más populares (más vistas)
    • Nubes de etiquetas
    • Últimas publicaciones
  • Archivo u orden cronológico basado en calendario
  • Sumarios en el interior de las entradas
  • Paginación al pie de entradas extensas
  • Ir a las entradas anteriores y posteriores a la que está en pantalla, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *