Usabilidad web: Qué son las taxonomías y cómo aplicarlas

¿Qué es una taxonomía? Definición

Una taxonomía es una estructura de organización de la información que está formada por un conjunto de categorías y subcategorías, gracias a las cuales podemos unir cosas que comparten alguna característica común.

Por ejemplo, CineTelevisión comparten la característica de ser productos audiovisuales, por lo cual son subcategorías de la categoría Comunicación Audiovisual.

taxonomías

La primera idea de las taxonomías es que están formadas por términos. La segunda idea intrínseca de las taxonomías es que todos los términos están relacionados o conectados entre sí.

Todos los términos forman parte de un término superior o son el término superior del que dependen otros términos subordinados. A su vez, los términos de nivel superior forman parte de un término de máximo nivel.

Las taxonomías se pueden utilizar para una enorme variedad de fines, desde la organización de los libros en una biblioteca, hasta la organización de los contenidos de un sitio web. Así que, podemos decir que la función principal de una taxonomía es organizar las cosas que vamos a buscar en el sitio web e intentar reducir las interacciones necesarias.

¿Forman parte de alguna clase más amplia de sistemas?

Las taxonomías forman parte de los sistemas de organización del conocimiento.

Hay al menos cuatro de ellos y están ordenados de menor a mayor complejidad.

  • listas de términos
  • taxonomías
  • tesauros
  • ontologías

 

¿En qué dimensiones de un sitio web impacta una taxonomía?

  • En la experiencia de usuario, al favorecer estructuras de navegación claras, lógicas y consistentes, así como al multiplicar las opciones de acceso a la información y las señales de orientación. Efecto “no me hagas pensar” (Krug)
  • En el SEO, al facilitar las estructuras, al sortear las palabras clave, favorecer el tiempo de permanencia de los usuarios al facilitar la navegación semántica y de paso reducir el tiempo de rebote.

 

¿Cuáles son sus principales componentes?

Los componentes principales de una taxonomía son los términos con los que forman las categorías y subcategorías.

¿Qué estructura tiene una taxonomía?

La estructura propia de una taxonomía es la jerarquía. Esta jerarquía está formada por categorías y subcategorías, con las categorías del mismo nivel en una relación de “hermanos” y las categorías y subcategorías en un relación “padre-hijo” entre ellas.

relaciones de las taxonomías

¿Cómo se eligen los términos?

En el momento de la selección de los términos que formarán parte de una taxonomía, pueden proceder:

  • De análisis de los contenidos del sitio, o del área de actividad del sitio, por tanto en el input también pueden intervenir diccionarios y enciclopedias especialmente la Wikipedia.
  • De los términos utilizados por los usuarios en la búsqueda web, por tanto, el input puede ser la investigación de palabra clave que suele hacerse en el SEO  y los datos de Google Analytics.
  • De los términos utilizados por los usuarios en la búsqueda interna del sitio, la analítica de nuestro sitio web.
  • De estudios de benchmarking.
  • De estudios de usuarios.

Una vez tenemos una taxonomía, ¿tenemos resuelta la navegación de nuestro sitio?

Depende. En algunos casos, la taxonomía se identificará con la mayor parte de las estructuras de navegación.

En otra clase de sitios, por ejemplo, en un comercio electrónico, seguramente aportará solamente una parte, aunque muy importante, de los componentes de las diferentes estructuras de navegación.

¿Qué relación tiene una taxonomía con la navegación de un sitio web?

Los términos de la taxonomía proporcionan parte de los componentes y parte de las estructuras de navegación de un sitio.

No existe una relación de identidad total porque la tipología de navegación debe contemplar otros requerimientos, por ejemplo, la navegación corporativa, así como las estructuras de navegación principales deben incluir otros componentes como landing pages, secciones que se desea promocionar, navegación por audiencias, entre otras, por no mencionar el carrito de la compra, avisos legales, etc.

¿De qué forma se aplican a sitios web?

En el caso de WordPress, las taxonomías, tanto las Categorías como las Etiquetas se pueden utilizar para agrupar entradas. Las Categorías corresponden a las grandes secciones del sitio, y expresan por tanto, el contenido de forma global. Las Etiquetas se aplican como palabras clave para expresar con un nivel específico los contenidos de cada entrada.

¿En qué lugar de un sitio web se pueden aplicar las taxonomías?

Una vez desarrollada, una taxonomía se aplica diversas estructuras de navegación y a otros sistemas de acceso a la información en un sitio web.

  • Sistema de menús
    • Menú principal
    • Menú secundario
    • Menús complementarios
    • Submenús
    • Menú desplegable
    • Nube de etiquetas
  • Navegación semántica
    • Categorías y Etiquetas en Entradas
    • Contenidos relacionados
  • Otras estructuras
    • Índices
    • Mapas
    • Migas de pan

¿Cuáles son sus principios de utilización y mantenimiento?

  • Consistencia. La clave en cualquiera taxonomía es la consistencia. Los términos de las taxonomías deberían ser autoexcluyentes y, a poder ser, utilizar un mismo principio de organización, ya sea temático, geográfico, cronológico, etc. No obstante, en algunos sitios web será inevitable usar más de un principio de categorización, como público, actividades, temas, etc. Las relaciones jerárquicas igualmente deberían ser consistente y estar basadas en algún principio lógico, como el de clase-subclase, o el de todo-parte.
  • Rotulación. Los rótulos o palabras para expresar los términos tanto de categorías como de subcategorías deben estar bien seleccionados, ser clarificadores y coherentes entre ellos. Por ejemplo, esta lista de Categorías (tomada de un sitio real) no tiene ningún sentido: Internacional | Mundo | Deportes…  ¿Qué diferencia hay entre Mundo e Internacional? Una más coherente podría ser Nacional | Internacional | Deportes… etc.
  • Formato. En ausencia de otros criterios, se suelen preferir sustantivos antes que verbos u otras formas: Juegos, en lugar de Jugar. Igualmente, se suele preferir el plural en cosas contables, mientras que se utiliza el singular para cosas incontables (agua, aire), nombres de disciplinas científicas  (Física, Derecho) y nombres de materiales (hierro, carbón). Se prefieren los así llamados unitérminos, como Turismo, en lugar de términos compuestos como Turismo en Europa. Es mejor utilizar Turismo y Europa como términos separados, y asignarlos a las Entradas que traten efectivamente, de turismo en Europa. En cambio, se deben mantener los nombres compuestos si su separación hace que pierdan su sentido, por ejemplo, Economía política, y no digamos si el término compuesto es un solo concepto, como en Vehículos a motor. Entre diversas formas de referirse al mismo concepto, se preferirá la que sea más conocida, frente a la más especializada.
  • Justificación. Por este principio, nos referimos a cuando o qué justifica crear un término taxonómico. Las categorías tiene una justificación muy clara: expresan los temas o funciones principales de un sitio.
  • Un concepto = un término. Este principio nos dice que no debe haber más de un término para el mismo concepto. Dicho de otro modo, no debe haber términos sinónimos. Corresponde elegir uno de los sinónimos y utilizar solamente uno. En sitios con un gran número de términos, se pueden utilizar reenvíos en caso de presentar índices de contenidos.
  • Cambios limitados. Este principio parece contradictorio con la idea de que deben editarse y mantenerse las taxonomías, una idea que implica cambios discrecionales. Sin embargo, hay que intentar conciliar ambos principios. La razón es la siguiente: cada término taxonómico en un CMS como WordPress es una página con una URL determinada. Si los cambios implican eliminar términos porque, por ejemplo, hemos detectado dos sinónimos y los fusionamos en un solo término, estaremos eliminando páginas del sitio, lo que implica necesidad de redireccionamientos o riesgo de enlaces rotos, internos o externos. Los redireccionamientos pueden ser una buena solución siempre que no acabemos generando cientos de ellos por cambios reiterados en las Etiquetas, por ejemplo.

 

¿Qué es una taxonomía facetada?

Una taxonomía facetada es una taxonomía múltiple. Por tanto, una taxonomía facetada consiste en un número de taxonomías diferentes, siendo cada una de ellas una faceta de la clase de entidades que son categorizadas, y de aquí su nombre. Es el conocido fenómeno de la polijerarquía.

Para saber si nos conviene o no una clasificación facetada hacemos lo siguiente: cuando vemos  que las polijerarquías afectan a las categorías (en vez de a las entradas), es posible que nuestra taxonomía gane en funcionalidad si usamos una taxonomía múltiple en lugar de una unitaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *