Accesibilidad web: La Confederación Estatal de Personas Sordas

Escribo esta entrada a modo de reflexión porque las personas con diversional funcional, sea del tipo que sea, sin distinción, formamos parte de esta sociedad, no sólo las personas sordas.

Y también voy a comentar los problemas de accesibilidad que presenta el sitio web de la Confederación Estatal de Personas Sordas.

Confederación Estatal de Personas Sordas

El otro día navegando por internet me entró curiosidad por ver cómo se desenvuelven las personas sordas por estos lares. Así que nada mejor que investigar en su sitio web principal, y ver vídeos en youtube.

Tal fue mi sorpresa que me di cuenta de que la Confederación Estatal de Personas Sordas  discrimina al resto de personas con Diversidad Funcional y también a las personas oyentes.

Que vale, que sí, que es una asignatura pendiente que tenemos y que deberemos adaptarnos tarde o temprano a su mundo, que es un mundo tan desconocido y tan incomprendido, que ya va siendo hora de que aprendamos algo, aunque sea lo más básico.

Pero como siempre digo, hasta que no lo tienes cerca no eres consciente del problema y la dificultad que entraña vivir con este hándicap: el principal, convivir en sociedad, ya que su círculo es bastante reducido.

Y ojalá pudiera terminar este post aquí, pero… ahora viene la parte negativa de este asunto y es algo que es imposible pasar por alto.

Que la propia Confederación Estatal de Personas Sordas discrimine al resto de personas con diversidad funcional es algo que no se puede permitir.

Porque por ejemplo, investigando en su web, tienen una guía de autodefensa. Si no me explicas con subtítulos qué puedo hacer para ayudar a la persona en cuestión, por si en algún momento nos encontramos en esa situación, complicado lo tenemos, porque no todas las personas que tienen una diversidad funcional auditiva necesitan lengua de signos, como las personas que lleven audífonos o personas que usen implantes cocleares.

Siempre es bueno informar y tener un conocimiento mínimo de cómo poder desenvolverse, que se supone que es el objetivo de los vídeos: información general para TODAS LAS PERSONAS, sin distinción.

Como se suele decir: cada persona es un mundo y hay que intentar adaptarse a las necesidades de cada cual. Hace falta mucha concienciación.

Y aquí no acaba todo… aún hay más. Vamos a lo importante:

Su web presenta graves problemas de accesibilidad

La web NO es accesible para todas las personas con diversidad funcional.

 

Imágenes sin texto aternativo en la CNSE

el menú principal es inaccesible por teclado

  • Es imposible navegar por teclado, te vuelves loca. Y además, el foco de teclado no se distingue.
  • El formulario de contacto no está correctamente etiquetado, y está maquetado con tablas.

formulario de CNSE inaccesible

Captcha y botón Enviar de CNSE

 

Y por último y no por ello, menos importante, (aunque hay más cosas), señalar la razón por la que escribo este post: subtítulos en los vídeos tanto en youtube, como en su propia web.

Y como muestra, un ejemplo, un vídeo de la Ley 27/2007 por la que se aprueba la lengua de signos:

En la web:

video presentación CNSE

 

Vocabulario correcto: Minusvalía por diversidad funcional.

A veces, a la hora de entablar una conversación con una persona con diversidad funcional no se usan las palabras adecuadas. Es por lo que he visto necesario hacer esta entrada para aclarar y dar a conocer los problemas con los que nos solemos encontrar cuando la gente desconoce este tema.

Usar el vocabulario correcto: minusvalía/discapacidad por diversidad funcional

Cambiando el vocabulario

 

minusválido, da.

(Del lat. minus, menos, y válido).

1. adj. discapacitado. U. t. c. s.

discapacitado, da.

(Calco del ingl. disabled).

1. adj. Dicho de una persona: Que padece una disminución fisica, sensorial o psíquica que la imposibilita total o parcialmente para el trabajo o para otras tareas oradinarias de la vida. U. t. c. s.

disminuido/a.

(del part. de disminuir)

1. adj. Que ha perdido fuerzas o actitudes o las posee en grado menor a lo normal. Aplic a pers., U.t.c.s.

Vamos por la calle o en cualquier conversación muchas veces se escuchan palabras como inválido, minusválido, disminuido… esas palabras resultan peyorativas y pueden ser ofensivas para este colectivo.

Problemas que se suelen dar

Esas típicas afirmaciones que se hacen sin saber.

Cuando te tratan de pobrecito/a. Y pienso:

Pero vamos a ver, ¿pobrecito/a de qué? ¿Tú has intentado preguntarme? ¿Has intentado hablar sin suponer cosas que no son? Lo que digo que hay que tener cuidado con esas expresiones porque la persona te puede entender perfectamente y puede sentirse mal con esas palabras.

Y hay veces que cuando hablo, la persona te pone cara de “Ah, pero tú hablas” y es cuando dices: Te recuerdo que ir en una silla de ruedas no limita tus capacidades, ni mucho menos la capacidad intelectual ni del habla. La persona que vaya en silla te puede entender lo que le dices.

O cuando te viene una persona que te empieza a gritar como si no entiendieras nada. Y es cuando le dices: ¿Puedes hacer el favor de hablarme normal, que estás aquí al lado y te estoy escuchando? De verdad, no entiendo por qué gritan o qué consiguen con eso.

O incluso, algún comentario que le hicieron a mi madre hace algunos años: ¿Cómo está tu hija la subnormal? Y mi madre respondió: “Mi hija no es subnormal, tengo una hija con parálisis cerebral”.

O cuando vas paseando y observas a una persona con su hija que le está dando un paseo, que ella está bastante afectada y le llega una persona que no tiene otra cosa que decirle. “Pues si tu hija está así, mejor que no esté en este mundo”. Así, literal. Como lo leéis. Nos quedamos frías pensando: “¿y esta tía de qué va?”

Y yo reflexiono: Sea como sea, y sea cual sea su condición, es una PERSONA, y como tal se merece respeto.

Usando los términos correctos

Muchas veces, la verdad, es que no se conocen bien las cosas y se utilizan las palabras incorrectas. Puede pasar que le ocurra a personas mayores que a lo mejor, no saben cómo formular las preguntas, o les sale sin pensar por desconocimiento. Y hasta cierto punto se puede entender.

Pero cuando se trata de gente que insultan porque sí, sin pensar que somos personas y que tenemos sentimientos, la verdad es que es muy difícil que aprendan las cosas. Yo no he tenido nunca problemas de ese tipo porque no lo he permitido. Y no he hecho caso a los comentarios ofensivos.

Pero como siempre se dice “hay de todo en este mundo” y la verdad que lo que tenemos que hacer es educar en muchos campos.

Cuando tratamos a las personas, son eso, PERSONAS. Por lo tanto, en vez de usar palabras que puedan resultar molestas, deberíamos usar los términos: Persona con movilidad reducida o persona con diversidad funcional. Hay quienes prefieren decir personas con discapacidad, (que de hecho, es lo que establece la legislación desde el año 2007), pero a mí me gustan más las dos anteriores. ¿Por qué? Porque el prefijo dis- denota negación de algo.

Por ejemplo, aquí os dejo una foto de una señal de una plaza de aparcamiento, cuyo mensaje se debería usar en todas las ciudades.Señal de tráfico con el nombre correcto: diversidad funcional

Siguiendo el ejemplo, deberían cambiar los términos a los cuales hace referencia a este colectivo en la legislación. Por ejemplo, en el artículo 49 de la Constitución:

Artículo 49

Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos.

¿Qué vengo a decir con todo esto?

Que para avanzar tenemos que cuidar el trato con las personas con diversidad funcional en todos los ámbitos: En la calle, en el trabajo, en los carteles para los aparcamientos, en la legislación y en todo lo que se haga en el día a día. Que la sociedad se acostumbre a usar las palabras correctas o adecuadas.

Ahora pongo aquí una pequeña reflexión que conviene recordar:

“Si enseñamos a los niños a aceptar la diversidad como algo normal

y a cuidar el vocabulario, no será necesario hablar de inclusión, sino de convivencia”

 

 

 

¿Qué es para mí la discapacidad?: Visión personal

Me he animado a contar qué es para mí la discapacidad, ya que se ha celebrado en estos días el Día Mundial de la Discapacidad.

¿Qué es la diversidad funcional para mí?

Visión personal de la discapacidad/diversidad funcional.

Después de poneros una entrada con la legislación, toca escribir un poco sobre lo pienso y siento. Con la ley, las cosas van muy lentas porque prácticamente no nos tienen en cuenta y porque no se cumple, así que lanzo mi mensaje:

La discapacidad o diversidad funcional, (me gusta denominarlo así), es la palabra correcta. ¿Por qué? Porque el prefijo dis- implica negación de algo. Entonces, ¿que quiere decir, que yo soy menos capaz que tú o que yo no soy capaz? Eso es totalmente falso. Cada persona es capaz de una manera distinta.

Por otro lado, no sólo están las barreras arquitectónicas, sino también las barreras mentales. Las barreras mentales, como la propia palabra dice, están en vuestra mente. Los límites los pones tú, están en tu cabeza.

Y yo pregunto: ¿Por qué existe tanto miedo a hablar o a tratar con una persona con algún tipo de dificultad? ¿Por qué pensamos que una silla de ruedas limita nuestra capacidad? ¿Por qué no pensamos en las capacidades de las personas?

Hay gente que, bien por miedo, por desconocimiento o por pena no sabe cómo reaccionar. Sí, por pena, lo he escuchado muchas veces. Y yo pienso, ¿pena de qué? De verdad, no tenéis que sentir pena. Si tenéis la suerte de conocer a personas con algún tipo de patología, síndrome o lo que sea, os pido por favor, que actuéis con normalidad. Que preguntéis, que no mordemos.

Me he encontrado con madres que le dicen a sus hijos que no pregunten, que a ver si me voy a molestar. Es justo al revés, si los niños preguntan es porque tienen curiosidad por saber y por ayudar. Con una respuesta ya se quedan tranquilos, o al menos, más conformes. A los padres les digo que no pasa nada, que es normal.

Una de las cosas que podemos ofrecer, es un punto de vista de la vida totalmente diferente. En mi caso, desde una silla de ruedas (en otros casos, será en función de los problemas que tenga la persona en cuestión). Por ejemplo, unas muletas, un bastón, unos audífonos o un tablero de comunicación.

¿Que para qué sirve esto? Muy sencillo. Puedes aprender otras cosas, puedes aprender de nosotros y enriquecerte como persona. Y también los niños. Cada uno de nosotros es diferente y te aporta algo distinto.

La diversidad funcional es aprender a aceptarnos tal y como somos, y querernos como tal. Vamos a dejar de pensar en el físico y pensemos en las personas.

Las circunstancias del destino… que un día nos pusó ahí por algo. Y ese algo es enseñar a la sociedad que a pesar de todo, dentro de nuestras capacidades y siempre y cuando el entorno nos acompañe, somos capaces. Para conocer a la gente hay que tener paciencia. Paciencia para que nos dé tiempo a decirte lo que queremos de la mejor manera que podamos, aunque sea lo más simple del mundo. Somos personas que piensan y sienten como cualquier otra, y eso muchas veces a mucha gente se le olvida.

Una cosa muy importante es que para mí, cada día es una lucha constante por aprender y también me sirve para superarme a mí misma. Porque cuando consigues lo que quieres, nadie conoce el esfuerzo que hay detrás. Nadie lo sabe. Nadie te regala nada. Pero lo mejor, es que una vez que la puerta se abre, ya el camino es todo tuyo. Sólo te queda seguir caminando hacia delante para llegar a la cima. Sólo hay que confiar en uno mismo.

La vida consiste en ser feliz con lo que haces, siguiendo tu ritmo. Sin correr, pero sabiendo lo que haces a cada pasito que das. Creo que no hay mayor satisfacción personal que esa, la de superarnos a nosotros mismos.

Conclusión

Sólo quedar recordar una cosa: Valora lo que la gente puede hacer. Olvídate de lo demás. Tanto la silla de ruedas, como el bastón, los audífonos o el tablero de comunicación, son una ayuda más en nuestra vida diaria. Es algo que necesitamos para poder convivir en sociedad y vivir nuestro día a día.

Por todo esto, pienso que más allá de la ley, es muy importante la visibilidad y crear conciencia: Para conseguir el respeto y cambiar las miradas de una sociedad que aún tiene un concepto erróneo de la diversidad funcional. Cada uno de nosotros desde cualquier parte del mundo lo hace como puede. Aún queda mucho por hacer y nadie nos va a parar.

Si cambias tu mirada, cambiará nuestra realidad